41.jpg

Uno de los monumentos más impactantes que existen en Bélgica es sin duda la torre gótica del Ayuntamiento, mirando hacia el cielo.

La construcción de este edificio representó en su tiempo el creciente poder de Bruselas como capital del ducado de Brabante. Fue hasta el siglo XIV que existieron algunas casitas y posadas de madera en el mismo sitio donde luego se levantó el Ayuntamiento, las que luego se compraron por parte de los administradores del lugar para demolerlas y darle un nuevo rostro a esta parte de la ciudad, la cual sería una de las más importantes.

Cuando se amplió la construcción del Ayuntamiento, comenzó la rivalidad con Lovaina, localidad que también aspiraba al título de capital del ducado de Brabante, con su propio Ayuntamiento.

14.jpg

En la parte superior de la torre de la ciudad, se puede ver una estatua dorada de San Miguel matando al diablo. Varias leyendas falsas circulan en torno a esta hermosa estatua, sin embargo, ninguna de ellas es cierta.

Luego de la destrucción de Bruselas en 1695, por las tropas francesas de Villeroy, solo se salvaron la torre y los muros exteriores de este edificio. Para suerte de todos, la reconstrucción comenzó casi de inmediato después de la catástrofe y en 1840 se hizo una restauración aun más minuciosa y completa, que añadió otras 203 pequeñas estatuas que representan a los duques y duquesas de Brabante, quienes gobernaron estas tierras.

22.jpg

Este Ayuntamiento continua siendo sede de la alcaldícia de Bruselas. En los años 90 también se hizo una completa restauración de la torre, aunque nunca se pudo saber que sucedió con unas estatuas del siglo XVII y XVIII que desaparecieron misteriosamente hace siglos de la torre.

31.jpg

Para llegar, deben ir a la Plaza del Mercado. Las visitas son guiadas y pueden ir solas o en grupos, que resulta ser más conveniente ya que sale tan solo 1.98 euros para un grupo mínimo de 12 personas.

Fotos: flickr