container.jpg

La radiactividad está repartiéndose por todos los rincones del mundo, y ahora, se desplaza a través de los contenedores marítimos, de los que ya se están detectando con niveles de contaminación en el puerto de Zeebrugge.

Aunque los niveles de radiación sobrepasan los límites de la UE en algunas manchas de óxido, las autoridades dicen que no hay riesgo para las personas ni para el medio ambiente.

La fuente de radiactividad, son dos manchas de oxido, contaminadas con cesio-137, que emite un nivel de 0,5 microsieverts por hora, lo cual excede el límite de 0,2 microsieverts por hora, sugerida por los organismos europeos.

En el resto del contenedor, la radiación estaba a un nivel de 0,1 microsieverts por hora, lo que hace que las autoridades confíen en que no hay peligro para las personas.

Este no es el primer contenedor que se descubre con niveles de radiactividad. Se han encontrado otros contenedores provenientes de Yokohama con niveles mucho más bajos.

Por lo que se ve en la prensa, no son pocos los barcos que están movilizando cargas radiactivas desde Japón. Pero el comercio no puede parar, y si hay algo que no va a paralizarse por culpa de este tema, son los negocios. Quizás los únicos que estén corriendo más riesgo sean los tripulantes de esos barcos, pero si la carga va con mercancías que utilizaran personas, entonces el riesgo se amplifica también a los usuarios de esos bienes, como podrían ser los autos, juguetes o maquinas de ejercicios, por citar algunos ejemplos.

Vía/ af.reuters, Foto/ (S_volenski) flickr