4.jpg
Aunque normalmente no recomendaríamos visitar el edificio de la bolsa comercial en cualquier otra circunstancia, probablemente el recinto en el que se acuña esta institución en la ciudad belga de Bruselas bien vale la pena, ya que es uno de los más bellos del mundo en su tipo. Incluso, cuenta a su favor con el factor histórico, ya que su construcción fue ordenada por el mismo Napoleón en 1801.

Una de las curiosidades, a modo operativo, de esta bolsa, es que el día 22 de septiembre de 2000, la Bolsa de Bruselas se fusionó con la Bolsa de París y la Bolsa de Ámsterdam para formar Euronext, la primera bolsa de valores paneuropea para acciones y derivados, que entonces fue conocida como “Euronext Bruselas”, siendo su índice más conocido para todo el mundo el BEL 20.

En cuanto al edificio donde funciona este recinto, debemos decir que ha sido construido en el bulevar de Anspach, entre los años 1868 y 1873, siguiendo los planos del arquitecto León-Pierre Suys. Por aquel entonces, el espacio se incluyó en el programa de saneamiento y embellecimiento de la ciudad, que contemplaba la creación de majestuosos sitios en los bulevares, justamente.

Además, en una época de plena expansión económica, este edificio imponente vino a responder a la necesidad esencial de un sitio donde realizar las transacciones comerciales, que Bélgica no tenía hasta entonces. En cuanto a su estilo, tampoco podíamos dejar de mencionar sus bellos adornos, como las esculturas de artistas famosos de un joven Auguste Rodin.

Vía: Mi Nube
Imagen: Europa en Fotos