23.jpg

La Comisión Europea aprobó hoy el aval concedido conjuntamente por Bélgica, Francia y Luxemburgo para rescatar al banco franco-belga Dexia. Esta garantía sólo podrá mantenerse durante seis meses, con la posibilidad de prorrogarla si la crisis persiste.

Los tres países se han comprometido a presentar un plan de reestructuración para el grupo como muy tarde en abril de 2009.

   El 9 de octubre, Bélgica, Francia y Luxemburgo acordaron un mecanismo de garantía conjunto –cubierto en un 60,5% por Bélgica, en un 36,5% por Francia y en un 3% por Luxemburgo– para facilitar el acceso de Dexia a financiación.

Bruselas considera que esta medida era adecuada para garantizar la supervivencia del banco y reconoce que, teniendo en cuenta la talla y la cuota de mercado de la entidad, su quiebra representaba un riesgo para el conjunto del sistema financiero belga.

   La autorización del Ejecutivo comunitario no cubre la ampliación de capital de 6.400 millones de euros suscrita por los inversores belgas y franceses a la altura de 3.000 millones de euros cada país y por Luxemburgo a la altura de 376 millones.

Tampoco cubre la garantía anunciada el 14 de noviembre en el marco de la venta de FSA, la filial de Estados Unidos de Dexia. Bruselas sigue examinando estas decisiones para verificar si respetan las normas europeas sobre ayudas públicas.

   «La solución encontrada para Dexia demuestra que la cooperación transnacional es posible y puede ser autorizada rápidamente, a partir del momento en que disponemos de todas las informaciones pertinentes», dijo la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, en un comunicado.

   El Ejecutivo comunitario subrayó que la garantía aprobada está destinada a facilitar el acceso de Dexia a la financiación con el objetivo de restaurar la confianza de los inversores y de impulsar los préstamos interbancarios. Además, está limitada en el tiempo y será remunerada por Dexia al nivel recomendado por el Banco Central Europeo.

   Por todo ello, Bruselas considera que la medida es proporcional, apropiada y necesaria para hacer frente a las dificultades del grupo.