31.jpg

También conocidos en holandés como “Stoofvlees” o en francés como “carbonade flamende”, las carbonadas flamencas son una de las comidas más típicas de Bélgica, considerando que se encuentran elaboradas con carne de ternera a la brasa aderezada con diferentes hierbas aromáticas como laurel y tomillo, ideales tanto en el almuerzo como en la cena.

Hay que destacar también que este plato, dependiendo de la zona del territorio belga en la que los vayamos a ingerir, es acompañado de cebolla, azúcar, vinagre y cerveza, similar en esos casos al denominado “boeuf bourguignon”, típico de la comida francesa, pero elaborado entonces con cerveza en vez de vino tinto.

Teniendo en cuenta además que Bélgica es el país del mundo con mayor número de estrellas en la Guía Michelin, la que se encarga de coleccionar recetas y manjares de todo el mundo, la posibilidad de probar una de las comidas saladas que más tradición tienen a nivel local no puede ser desechada, ya que se trata de una receta elaborada en el mejor restaurante, o en la casa de algún familiar.

Para llevar a cabo nosotros mismos esta comida, debemos estar atentos a dejar la carne marinando durante toda la noche, mientras que el tiempo de cocción puede llegar a alcanzar las cuatro horas, aunque debemos decir que el resultado vale enormemente la pena. El sabor de la carne local, y sobre todo, el de la salsa de cerveza, son placeres que raramente volverán a repetirse.

Vía: Suite 101
Imagen: Tus Recetas TV