belgium1.jpg

Como cualquier gran ciudad europea que se precie, Bruselas posee una buena colección de museos únicos e interesantes.

Los museos de Bruselas van representando la historia y la vida de la ciudad y el país, y lo bueno es que los museos de los que hablaremos a continuación, son idóneos para además, matar el aburrimiento, ya que son diferentes a todo lo conocido. ¿Por dónde empezamos el recorrido?.

Museo Magritte: Magritte
, fue probablemente, el artista belga más famoso de todos los tiempos. Magritte fue un pintor prolífico, cuyo legado sigue vivo hoy, y incluso quienes nunca han oído su nombre, podrían reconocer algunas de sus obras más emblemáticas, como por ejemplo, el hombre de traje con un sombrero de hongo que está cubierto con una manzana verde.

El Centro Belga del Cómic: Aquí se puede aprender todo lo que hay que saber sobre la historia del Cómic clásico. Las exhibiciones prometen divertir a todas la familia con su arte caprichoso.

El Museo de Instrumentos Musicales:
Este lugar, es fácil de identificar por su fachada tipo Art Nouveau. Este museo es famoso tanto por su arquitectura, como por sus exposiciones. En todo el edificio encontrarán fascinantes exhibiciones que celebran la historia de la música de todo el mundo. Todos los instrumentos, antiguos y modernos, se han organizado y etiquetado con sus nombres, países de origen y fechas.

Cuando los visitantes se paran al lado de un instrumento particular, se puede oir cómo se reproduce la música a través de los auriculares. En el museo hay también una sala de conciertos y un restaurante en la azotea, que tiene vistas panorámicas.

Museo Bruselense de la Gueuze: Este museo sirve para satisfacer un doble propósito, conocer el proceso de fabricación de la cerveza y probarla.

Museo del Cacao y Chocolate: En las pantallas informativas se puede llegar a ver todo sobre la historia del cacao y el chocolate, empezando por el primer cultivo de cacao en grano que hicieron los aztecas.

Vía/ Europeanhotelspecialist, Foto/ Flickr (Jhon.K)