11.jpg

Los famosos ascensores hidráulicos del también denominado “Canal du Centre”, son uno de los espacios turísticos más interesantes del territorio belga, en consideración de sus cuatro esclusas hidráulicas cerca de la ciudad de La Louvière, en la región de Valonia, que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.

Estos elementos arquitectónicos, encargados de conectar las cuencas de los ríos Mosa y el Escalda, permiten que el nivel del agua se eleve por encima de los 66 metros, motivo por el cual se inaugurado inauguró el ascensor de 15,4 metros de Houdeng-Goegnies en 1888, y posteriormente otros tres, todos de 16 metros, que fueron abiertos en 1917.

Considerando que se trata de elevadores dobles, los que consisten en dos tanques móviles verticalmente, cada uno de los cuales se sostiene en su centro por una columna de hierro, ellas están unidas mediante los elementos hidráulicos, por lo que mientras uno baja obliga a subir al otro para equilibrar sus pesos.

Hay que destacar además que estos ascensores fueron diseñados por Edwin Clark de la compañía británica Clark, Stansfield & Clark, y es tal su estado de conservación, que aún funcionan cuatro de los elevadores o esclusas construidas hace un siglo, siendo todas ellas las del del Canal du Centre, quienes se mantienen en un estado original.

Igualmente, por lo anticuado de sus sistemas, desde el año 2002 la operación de las esclusas se ha limitado a usos de ocio, ya que el tráfico comercial elude los antiguos ascensores y es manejado por el enorme pórtico elevador de Strépy-Thieu, cuyo alzamiento de 73 metros fue el más alto del mundo al momento de su inauguración.

Vía: UNESCO
Imagen: Sobre Bélgica