31.jpg

Conocido bajo este nombre que poco nos aclara, el Grand Place de Bruselas es ni más ni menos que la plaza principal de una de las principales ciudades belgas. La misma es famosa en todo el mundo gracias a sus riquezas ornamentales sobre todo, y como sucede en la mayoría de espacios de este tipo en el mundo occidental, se encuentra rodeada por las casas de las corporaciones, el Ayuntamiento y la Casa del Rey, algo que llama mucho la atención a los turistas que pasan sus vacaciones en Bruselas.

Pero la Grand Place no es una plaza cualquiera, ya que está considerada como una de las más bellezas del mundo, motivo por el cual incluso en 1998 fue inscripta en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Es que además, su trascendencia tiene que ver también con lo histórico, ya que ha visto producirse en sus espacios acontecimientos tanto felices como trágicos para el país, desde que en el siglo XVI, fueron asesinados allí los primeros mártires protestantes, Henri Voes y Jean Van Eschen.

Incluso, casi un siglo y medio más tarde, durante los hechos que conformaron la Guerra de la Liga de Augsburgo, buena parte de estas casas, que estaban construidas en madera, fueron incendiadas y destruidas durante el bombardeo provocado por las tropas francesas. Entre las que sobrevivieron, solamente podemos mencionar la fachada y la torre del Ayuntamiento.

Con el paso del tiempo, las casas que rodean la plaza fueron reconstruidas en piedra por las distintas corporaciones que las administran, siendo una de las más destacadas de ellas la casa de los cerveceros, que acoge actualmente el famoso Museo de los Cerveceros.

Vía: Sobre Bélgica
Imagen: Sobre Turismo