6.jpg

La industria siderúrgica belga ha sufrido desde entonces por un grave retroceso, y éste ha sido el responsable de inhibir el desarrollo económico de Valonia.

En los años 80 y 90, el centro económico del país continuó desplazándose hacia el norte, a Flandes.

La industria está concentrada en la poblada área flamenca del norte del país.

Altos hornos a orillas del río Mosa en Ougrée, cerca de Lieja.

A finales de los años 80, la política macroeconómica belga había dado lugar a una deuda gubernamental acumulada de aproximadamente el 120% del PIB.

Actualmente, los presupuestos están equilibrados y la deuda pública equivale al 94,3% del PIB (finales de 2005) PDF.

En 2004, se estimó la tasa de crecimiento real del PIB en un 2,7% pero se espera que descienda a un 1,3% en 2005.

Bélgica tiene una economía abierta.

Ha desarrollado una excelente infraestructura de transportes (puertos, canales, ferrocarriles y autopistas) para integrar su industria con las de los países vecinos.

Amberes es el segundo mayor puerto de Europa, por detrás del de Rotterdam.

Miembro fundador de la Unión Europea, Bélgica apoya la extensión de los poderes de las instituciones de las UE para integrar las economías de los estados miembros.

En 1999, Bélgica adoptó el euro, la moneda única europea, que reemplazó definitivamente al franco belga en 2002.

La economía belga está estrechamente orientada hacia el comercio exterior, especialmente productos de alto valor añadido.

Las principales importaciones son productos alimenticios, maquinaria, diamantes, petróleo y derivados, sustancias químicas, vestimenta y accesorios y tejidos.

Las exportaciones principales son automóviles, comida y productos alimenticios, hierro y acero, diamantes procesados, tejidos, plásticos, productos petrolíferos y metales no ferrosos.

Desde 1922, Bélgica y Luxemburgo han constituido un único mercado comercial, con una unión aduanera y monetaria, Unión Económica Belgo-Luxemburguesa.

Sus principales socios comerciales son Alemania, los Países Bajos, Francia, el Reino Unido, Italia, los Estados Unidos y España.

Bélgica figura en noveno lugar en el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas del año 2005.