Era una época de tertulias muy fructíferas en el campo intelectual, a las que el arquitecto estuvo vinculado. Gracias al crédito de dicho arquitecto, quien le delegó proyectos y acogió sus propuestas con entusiasmo, se construyeron muchos de los diseños elaborados por Agustín Goovaerts en Medellín.

El 17 de agosto de 1928 salió la familia Goovaerts con destino a Bruselas, en tren, vía Puerto Berrío, y después del recorrido por mar llegaron a su destino, donde se reubicaron en la casa de la familia, en la calle Franklin. Mientras realizaba esta variada gama de actividades, a la edad de 58 años murió en la ciudad de Bruselas, a causa de una leucemia tifoidea.

Obra

Cuando Goovaerts arribó a Colombia, venía con muchos conocimientos para poner en práctica.

Su período inicial de su obra transcurre entre 1921 y 1924. En este lapso creo sus proyectos más interesantes, pero desafortunadamente casi ninguno se conserva: teatro Junín, cárcel celular de La Ladera, edificio Icorrea, iglesia del Sagrado Corazón, edificio Calpe (sede de la alcaldía de Medellín en los años veinte), casa en la calle Maracaibo por El Palo y edificio en La Playa por Sucre, donde estuvo por varios años su oficina particular de arquitectura.

El edificio Gonzalo Mejía, donde funcionaban completadamente el teatro Junín y el hotel Europa, estaba situado en la esquina de La Playa con Junín.

Casi la mayoria de la arquitectura privada desarrollada por Goovaerts la desarrollo en asocio de Pepe Mexía y Roberto Pérez, con los cuales fundó a Félix Mejía y Compañía, Arquitectos, enfocada a trabajos de agrimensura, urbanización, acueductos, diseño y construcción arquitectónica. Su máxima obra juntos fue la remodelación de la iglesia de San Ignacio y el diseño de la capilla del Cementerio de San Pedro.

En total, Goovaerts intervino en el diseño, construcción, terminación o remodelación de más de veinticinco edificaciones religiosas, sin embargo en su inventario personal nombra cuarenta.