2.JPG

Los alimentos dulces son una constantes en Bélgica, pero más allá de sus chocolates, tampoco podemos dejar de mencionar otras recetas muy asociadas a estas tierras. En este caso, con ello nos referimos a las famosas Spekulatius, unas galletas navideñas muy populares además en otros países como Holanda, y en las regiones de Westfalia y Renania, en Alemania.

Pero el elemento que hace distintivas a estas galletas es, sin dudas, el que tienen normalmente formas o motivos que evocan la historia navideña de Nicolás de Bari. Entre ellas podemos mencionar algunas de animales, otras de representaciones humanas, y hasta de distintos objetos, siempre de acuerdo al interés de la persona que las realiza.

Además, se debe considerar que la masa de estas galletas crece muy poco, porque sólo contiene un poco de levadura química, por lo que tienen una estructura compacta. Para hacerlas, se mezcla mantequilla con una combinación típica de especias y azúcar moreno, y se añade luego la harina y la levadura química, siempre a fuego intermedio. Por la noche se deja la masa en un lugar fresco, y al otro día se les da las formas.

El sabor de estas galletas se debe en buena parte, sobre todo en Bélgica, a los ingredientes y especias que se usan en su preparación, como por ejemplo la canela, la nuez moscada, el clavo de olor, el jengibre en polvo, el cardamomo y la pimieta blanca.

Finalmente, en muchos países de Latinoamérica pueden encontrarse galletas dulces que se han visto influenciadas en su origen por éstas belgas. Sin embargo, éstas son procesadas de forma industrial y su sabor no difiere del de otras galletas.

Vía: Cocinísima
Imagen: Recipe with Pictures