3.jpg
El Waterzooi es un estofado muy tradicional de la cocina belga, especialmente en el norte del país, y se ha difundido tanto en los países limítrofes, que incluso muchos ciudadanos consideran que se trata de la comida más típica de estas tierras. Concretamente, se trata de una receta cuy significado es “lío acuoso”.

En la mayoría de los casos, este plato se prepara con pescado, ya sea de agua dulce o salada, aunque hay quien lo lleva a cabo con pequeños trozos de pollo, siendo que en este caso se le denomina “waterzooi de poulet”. Normalmente se le acompaña además de verduras tales como zanahorias, puerros y patatas, hierbas, huevo, nata y mantequilla.

En cuanto a la preparación del plato, primero se debe poner el pescado o pollo en una cazuela, cubriéndolo de agua, con cerca de un litro de líquido. Luego se agrega una pequeña porción de sal, pimienta molida, mantequilla, hojas de apio, las zanahorias cortadas, y los puerros, pelados y en tiras finas, hasta la ebullición. Se agregan las patatas y se deja en fuego medio por 20 minutos.

Una vez hecho esto, se saca el pollo o pescado con las verduras, dejando reducir el caldo en la cazuela, hasta que quede cerca de medio litro. Además, mezcla aparte las yemas de los huevos con la nata, con el caldo templado, y calienta hasta antes de que hierva, cuando se espese. Añade el pollo o pescado a la cazuela, y llévalo a la mesa con pan de centeno y mantequilla.

Vía: Pepe Kitchen
Imagen: Trek Earth