sky1.jpg

A pesar que con su clima, Bélgica no es un candidato obvio para desarrollar la energía solar, con sus casi 900 horas de sol al año, un proyecto de esas características sería perfectamente viable.

Es por esto que ya hay un consorcio público-privado que gestiona la compañía ferroviaria belga Infrabel, la que se ha único con el desarrollador solar Enfinity, para instalar 16.000 paneles solares en el techo de un túnel de 2,1 millas de largo, entre Amberes y la frontera holandesa.

Estos paneles solares, producen la electricidad suficiente para abastecer a 4.000 trenes al año, lo que equivale a un día completo de viaje en tren por todo el país.

Este proyecto tiene características únicas, porque está diseñado para producir una energía que fluirá directamente a través de los trenes. El hecho de que los trenes tengan un techo, es ideal para desarrollar el proyecto.

El sol belga es bastante estable según los entendidos, y con este antecedente, se podría ofrecer electricidad suficiente para tener un buen nivel de ingresos con la instalación de trenes solares.

La energía solar, además de ser ecológica, es un 30% más barata que la convencional, lo que terminaría influyendo en el costo de los billetes de tren, o al menos, eso debería suceder a menos que la empresa capture todos esos ahorros como ganancias para ellos.

Un panel solar es también muy durable, ya que duran entre 30 y 40 años, aunque su eficiencia disminuye después de los 20 años. Lo que hará Enfinity ante este problema, es ver cómo mejorar el proceso de reciclaje de los paneles solares.

Vía/ English.ntdtv, Foto/ (NothJoe) flickr