1.jpg

En Bélgica, se prevé un crecimiento muy exiguo y una tasa de desempleo bastante alta a menos que el comercio internacional, repuntara notablemente, pero la cosa se ve negra.

Con decirles que la Comisión Europea espera que Bélgica crezca este año a un ritmo de entre un 1,35% y 1,6% el 2011, con un déficit fiscal de al menos un 5%, hay razones más que suficientes para creer que la recuperación será lenta, aunque las exportaciones se recuperaran.

Otro tema que ha perjudicado la economía Belga, es el encarecimiento de los costes laborales, y para continuar, las exportaciones se dirigen principalmente a la zona euro, donde las posibilidades de crecer son casi nulas actualmente.

La Comisión espera una tasa de desempleo del 7,9% para este año, incrementándose para el próximo, y con el agravante que los desempleados permanezcan así de modo permanente, dadas las características del mercado del trabajo en el país.

La deuda pública subiría un 99% para el próximo año, cosa que no se había visto desde hace unos 10 años aproximadamente. Aquí el tema de flexibilizar el mercado laboral, yo lo veo urgente, pero como algo temporal, y para ciertos sectores solamente, aquellos que se ven más afectados por esta crisis que se va a prolongar al menos un par de años.

El gran problema de la flexibilidad laboral, es la impopularidad que tiene, porque es también sinónimo de desprotección, sin embargo, yo creo que algunas políticas que apunten a ello sin tanta agresividad, en los sectores de más ingresos, podría ayudar bastante a que buena parte de la gente conserve su actual empleo y al menos, no quede parada un par de años.

Vía: langlophone, Foto: flickr