ryanair.jpg

El sindicato belga demandará a la aerolínea Ryanair por sus prácticas laborales, que según dicen, son abusivas, ya que imponen condiciones de trabajo a la tripulación de cabina, que violan la ley belga.

El sindicato también critica que se deduzca una cuota de 30 euros mensuales, durante un año, para costear los uniformes de trabajo de la tripulación.

Otro tema es que a la tripulación se le transfiere sin compensación financiera y tampoco se les notifica en caso de despido. En caso de enfermedad, no existen políticas empresariales y los trabajadores son seleccionados para trabajar, siempre y cuando no vivan a más de una hora de distancia del aeropuerto.

Lo que se pretende lograr con la demanda a Ryanair, es ajustar los contratos de los trabajadores, de modo que se cumpla con la legislación belga, pero la aerolínea alega que solo deben cumplir con la ley irlandesa, y que sus periodos de preaviso en efecto, no cumplen con las normas nacionales, en un tono que deja entrever que no estarían obligados a cumplirlas.

La aerolínea también se defiende argumentando que todos sus empleados reciben una suma anual que asciende a 325 euros, para que paguen sus uniformes, independiente de si los compran o no. También dicen que los tripulantes de cabina de Irlanda no pueden, por ley, volar mas de 100 horas al mes, y un promedio de 18 horas a la semana. A los trabajadores se les da actualmente 31 días de vacaciones anuales y un fin de semana de 3 días después de cada segunda semana de trabajo.

Lo lamentable de esta información, es que la demanda de los trabajadores es acallada con argumentos que si se prueban, los dejaría mal parados, ya que de ser cierto que se les asigna un dinero para sus uniformes, y son los trabajadores los que deciden si comprarlo o no, quedaría en evidencia que ellos no han entendido bien en qué consiste esa asignación, y lo de vivir a una hora del lugar de trabajo, no creo que sea un abuso ni un criterio discriminatorio, sino una medida práctica que a cualquier empresa le facilita las operaciones, y beneficia a los mismos trabajadores, que pueden compartir más horas con sus familias una vez terminada su jornada, además de descansar.

Ahora, si los trabajadores viven a 3 horas de distancia y pierden 6 horas de viaje todos los días y apenas tienen horas para descansar, luego ya van a estar reclamando porque no están de buen ánimo debido a tantas horas de viaje al día.

Vía/ Newstalk